miércoles, 26 de abril de 2017

Sin embargo, su racha se vio cortada de manera prolongada

No obstante, a Sergio León le costó arrancar. De hecho, no fue capaz de perforar la meta rival hasta la quinta jornada, gol que suponía el empate momentáneo frente al Espanyol. Dos encuentros después volvió a mojar, esta vez frente a Las Palmas. Este tanto supuso el 2-0 en un partido que finalizaría con empate a 2. En la siguiente jornada el ariete cordobés firmó un doblete en Ipurúa que ayudó a Osasuna a lograr su primera victoria del curso, y así confirmar su gran momento de forma.


Sin embargo, su racha se vio cortada de manera prolongada, ya que la próxima vez que volvió a ver portería fue en la jornada 19 frente al Sevilla. Dos encuentros después consiguió anotar en Anoeta, y la jornada siguiente batió a Keylor Navas para poner el empate en el marcador.

Después de ese gol, al “7” rojillo se le atragantó el gol. Tuvo que esperar hasta el duelo frente al Athletic para volver a marcar. Pero sin duda sus goles más importantes fueron los conseguidos frente al Leganés, que permiten soñar a Osasuna con un objetivo aún muy complicado. El futuro de Osasuna está muy ligado a Sergio León, cuyos goles son la única esperanza para un club prácticamente deshauciado.