miércoles, 26 de abril de 2017

El último capítulo de esta buena racha se cerró con el duelo



Los navarros no dejaban su propio casillero goleador a cero desde el 18 de marzo de este año, en el Benito Villamarín, cuando el Betis venció a Osasuna por dos goles a cero. Una racha de un mes viendo puerta que se acabó este fin de semana. Tras esto, Osasuna ha estado cuatro encuentros consecutivos anotando al menos un gol, contando el amistoso frente a sus vecino txuri urdin en el parón por selecciones, ganando en Zubieta 0-1. Tras esto, llegó una derrota en el feudo osasunista frente a otro equipo vasco, el Athletic de Bilbao, quien conquistó el Reino de Navarra tras vencer 1-2. Una derrota a la que le seguiría una victoria por la mínima en Mendizorroza, donde un gol de Alex Berenguer en el minuto 88 daba esperanzas a los rojillos en su lucha por la salvación.

El último capítulo de esta buena racha se cerró con el duelo que enfrentó a rojillos contra pepineros en El Sadar. Un choque en el que, a pesar de ir por debajo en el marcador en la primera parte, los de Vasiljevic sacaron el partido adelante con una actuación estelar de Sergio León, quien anotó los dos goles de la remontada. Uno desde los once metros y otro con una volea espectacular con su pierna menos buena. Algo que no se vió ni por asomo en la derrota por 3-0 en el Vicente Calderón, donde faltó intensidad. Un aspecto del juego que ya se encargó de resaltar en rueda de prensa el entrenador del equipo, quién se mostró especialmente enfadado por la derrota.