lunes, 27 de febrero de 2017

Antonio Romero valora el reconocimiento del público

Antonio Romero valora el reconocimiento del público y asume las consecuencias de la grave cornada sufrida en la México.

"Encontré lo que buscaba, el olé del público, los aplausos y el demostrar que yo quiero ser un torero que figure.

"La cornada es una consecuencia de lo que sucedió. Los toros dan muchas cosas, y una de ellas es estar herido, pero con el ánimo muy alto", reconoció el joven zacatecano con una voz pausada, pues apenas estaba saliendo de la anestesia tras la segunda operación que le practicaron ayer.

Romero, quien sufrió una grave cornada en el recto el domingo en la Plaza México, se encuentra estable, aunque no pueden todavía declararlo fuera de peligro.

"Las dos operaciones han sido un éxito. El doctor Juan Carlos Sánchez, que es cirujano de colon y recto, trabajó y lo hizo de manera impecable.

"Este muchacho Romero sufrió una severa herida con desgarro de esfínter anal y el recto, con una trayectoria que le llegó a la base de la cavidad abdominal. Ahora se encuentra estable, pero aún grave. La preocupación mayor es evitar las infecciones, que, por la zona, suelen ser comunes", explicó Rafael Vázquez Bayod, jefe médico en la Plaza México.

La corrida del domingo fue la segunda para Romero en el coso de Insurgentes.

"Yo espero que haya muchas más. Me gustó el toro, cómo embestía y yo disfruté mucho de torear. Espero reaparecer pronto", afirmó Romero que lleva seis años como matador de toros.


Listos para inaugurar

Cuatro de los cinco matadores que abrirán la Feria del Caballo en Texcoco, el domingo entrante, estuvieron de tienta en la ganadería de Torreón de Cañas, propiedad de Julio Uribe, quien además es a partir de esta feria el empresario texcocano.

"Hay buen ambiente, queremos que el público regrese a Texcoco y los carteles han caído bien en el ánimo de la afición", contó Julio Uribe Kurn quien está flanqueado (de izq. a der.) por Arturo Macías, Arturo Saldívar, Juan Pablo Sánchez y Diego Silveti.