domingo, 29 de enero de 2017

Aunque para muchos los castigos a consecuencia de los actos violentos



Aunque para muchos los castigos a consecuencia de los actos violentos ocurridos en el Estadio Luis “Pirata” Fuente quedaron cortos, para la directiva de Tigres resultaron injustos, por lo que los dirigentes felinos piensan en apelar los castigos.

Las consecuencias de lo vivido en el duelo Veracruz-Tigres de la Jornada 7, dejó una sanción económica de 150 mil pesos para el club felino, y de 164 mil para el estratega Ricardo Ferretti, quien además tendrá que cumplir con un partido de suspensión.

“De la sanción al club y a Ricardo Ferretti, tenemos que esperar la copia que manda la Federación de los términos de la sanción que se produjo y ya tomaremos la decisión de si vamos al comité de apelación”, expresó Alejandro Rodríguez, presidente de Tigres.

El “Inge” reconoció que esperaban una sanción más dura para el Veracruz, club que recibió un partido de veto de su estadio, por lo que espera que se refuerce la seguridad en los estadios.

“Este incidente es desaprobable (sic) para todos, creemos que no se resolvió el problema de fondo a la seguridad de los estadios.

“Creemos que ameritaba un castigo equiparable al evento y lo que vamos a insistir en la Liga, es reforzar la parte de la seguridad de los estadios, el manejo de las masas”, comentó.

Y sobre la barra de los Libres y Lokos, el presidente de los Tigres exhortó a los clubes rivales que reciban en casa a los felinos a mejorar la seguridad y que se vea el evento como una fiesta futbolera y no como un conflicto.