domingo, 29 de enero de 2017

Pumas vino de atrás para defender con uñas y dientes el invicto en casa y rescató el empate 3-3 frente a Xolos.

Pumas vino de atrás para defender con uñas y dientes el invicto en casa y rescató el empate 3-3 frente a Xolos.

Los universitarios sacaron el carácter y la garra de este nuevo ADN, para remontar de manera heroica, dejando al cuadro de Tijuana con una tremenda frustración porque tuvieron a los de casa en un puño, con un 3-0 a favor.

El primer tiempo, a los pupilos de Francisco Palencia poco le valió ser el equipo con más llegada y con una idea más clara a la ofensiva, ya que en la primera que tuvo Xolos los dejo con un palmo de narices.

Avilés Hurtado de media distancia abrió el marcador al minuto 23, aprovechando una falla del portero Alejandro Palacios, que hoy reapareció tras una lesión muscular.

Víctor Malcorra incrementó la cuenta al 62', poniendo a sufrir a los de casa.

Ni bien se reponían cuando al 66', Guido Rodríguez marcó el tercero para los hombres de Miguel Herrera.

Los auriazules no se cayeron a pesar de que parecía que todo estaba perdido.

Pumas inició la remontada al 72' con una anotación de Nicolás Castillo.

Al 76' se marcó un penal a favor de los universitarios, que un minuto después convirtió Pablo Barrera, acercando al equipo para el 3-2.

El 3-3 de Nicolás Castillo al 83' fue el colofón de un esfuerzo arrollador y del empuje que les dio el futbol de Matías Britos, quien ayer se lució en la cancha los pocos minutos que entró al relevo.

Los Pumas se fueron entre aplausos y con la sensación de que ayer rescataron algo más que el empate.